Buscar

Lugares con historia. Morriña.

Actualizado: may 12

Con esto del tele trabajo y este primer fin de semana de mayo lleno de celebraciones...tan diferentes este año...me vienen a la cabeza tantos recuerdos… recuerdos de las noches de verano, con las terrazas hasta arriba, la gente sonriente, los músicos… esos músicos que cada noche se ponen debajo de nuestro balcón y yo corriendo abro el ventanal y bajo la música para poder escuchar su saxo, su violonchelo y su acordeón animando las noches de Madrid… así da gusto salir de trabajar.

Y hoy, en recuerdo de nuestro querido Ángel, que tantas anécdotas nos ha contado, y de estos días festivos, os contamos un poco de la historia de la Plaza Mayor y nuestro querido Arco de los Cuchilleros.


El primer día festivo que hemos vivido ha sido el 1 de mayo, día Internacional del Trabajo, que también es festivo en muchos otros países y se reivindican causas relacionadas con el trabajo. Su origen se remonta a 1886, cuando no se podía ni descansar ni disfrutar de tiempo de ocio.



Se celebra el 1 de mayo porque fue el día en el que se inició una huelga en Estados Unidos en honor a la lucha por la jornada laboral de 8 horas y en memoria de los trabajadores que la vivieron. Aunque lo curioso es que en Estados Unidos y Canadá este día se celebra el primer lunes de septiembre.


Con motivo de esta celebración en Madrid se convocan manifestaciones y el Ayuntamiento organiza diferentes eventos, algunos de ellos en nuestra Plaza Mayor.

De todos los eventos que acoge la plaza, el que espero con más ilusión es:


El Mercadillo de Navidad de la Plaza Mayor.

En 2019 se cumplieron justamente cuatrocientos años desde la urbanización de la Plaza Mayor de Madrid, un escenario privilegiado de la ciudad que acoge desde hace más de siglo y medio uno de los mercadillos de Navidad más populares de España y más atractivos para el turismo internacional.

La historia de nuestra plaza comenzó a mediados del siglo XIV, cuando el Rey de Castilla, Enrique IV, autorizó el primer mercado franco en Madrid.

El siguiente capítulo importante de esta historia se produjo en 1580, cuando Felipe II encargó a Juan de Herrera (el arquitecto del Monasterio de El Escorial) un ambicioso plan urbanístico para ennoblecer el aspecto de la Villa, a la que él mismo había convertido en sede de la Corte en 1561.

A esas alturas, la Plaza del Arrabal ya había desplazado a San Salvador como principal plaza de mercado de Madrid, pero su verdadera puesta de largo se produjo en 1619, hace justamente cuatrocientos años, cuando, en pleno reinado de Felipe III y bajo la mano maestra de Juan Gómez de Mora, concluyeron las obras de remodelación de la Plaza Mayor, el nuevo nombre popular de la Plaza del Arrabal.

Gracias a estas obras, enmarcadas en el citado plan urbanístico de Felipe II, Madrid se acababa de dotar de un lugar suficientemente amplio para instalar el mercado semanal y para celebrar todo tipo de acontecimientos sociales, como batallas carnavalescas, corridas de toros, autos de fe de la Inquisición e incluso ejecuciones públicas en el patíbulo municipal.






Fue también en siglo XVII cuando comenzó a funcionar en su vecina Plaza de Santa Cruz, frente a la actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, un mercadillo de Navidad en el que se vendían alimentos (carnes, verduras o frutas), animales (pavos y pollos vivos, sobre todo), flores, adornos y regalos.

Con los años, el mercadillo fue extendiéndose poco a poco por las Cavas, Puerta Cerrada, Calle de Toledo, Calle del Arenal y por supuesto la propia Plaza Mayor, tal como recogió en 1765 el dramaturgo Ramón de la Cruz, uno de los padres del casticismo madrileño, en su sainete La Plaza Mayor por Navidad. Fue tal el éxito del mercadillo, que las autoridades decidieron poner orden y, de paso, sacar algún beneficio económico.


En el siglo XIX, el Ayuntamiento dictó una normativa reguladora que obligaba a todos los comerciantes navideños a solicitar su licencia de venta previo abono de una tasa de cinco pesetas por “cada metro cuadrado o fracción en la Plaza Mayor, calle de Ciudad Rodrigo, Zaragoza y Plaza de Santa Cruz”.

En 1860, el Ayuntamiento trasladó definitivamente el mercadillo navideño a la Plaza Mayor. Desde entonces y sobre todo desde principios del siglo XX, los mercaderes de la plaza empezaron a incorporar nuevos productos a sus puestos de venta, desde turrones y mazapanes a zambombas y artículos de broma y, por supuesto, figuras del Belén y árboles de Navidad.


Tras el receso obligado de la Guerra Civil, el Ayuntamiento de Madrid prohibió en 1944 que se siguieran vendiendo productos alimenticios en la Plaza Mayor y ordenó que las casetas se limitasen a los artículos de broma y a los adornos navideños.

En 1962, el mercadillo de Navidad de la Plaza Mayor se hizo especialmente popular en toda España gracias a la película La gran familia, en la que un desesperado abuelo (Pepe Isbert) perdió a Chencho, su nieto más pequeño, en medio del gentío. La historia acabó felizmente y la frase “Chencho, hijo mío” se convirtió en un referente de la cultura popular.

Puestos de Navidad 1961. EL PAÍS.


En la actualidad, el mercadillo reúne un centenar de casetas de madera (desde los años ochenta, cuando se sustituyeron las de toldo) regentadas por medio centenar de familias y bajo la organización de la Asociación del Mercado Navideño de la Plaza Mayor.






El Arco de Cuchilleros:

El Arco de Cuchilleros es el más famoso de los diez accesos de la Plaza Mayor de Madrid. Situado en la esquina suroeste de la plaza, el nombre oficial de este acceso es Calle de la Escalerilla de Piedra, se trata de una calle de escasos metros y totalmente escalonada que desemboca en la colorida y efervescente Cava de San Miguel.



Para salvar el gran desnivel existente entre la Plaza Mayor y la calle Cuchilleros el arquitecto Juan Gómez de Mora diseñó en 1617 la calle de la Escalerilla de Piedra y el Arco de Cuchilleros. Sin embargo, el arco que conocemos hoy es obra de Juan de Villanueva que remodeló la plaza después del incendio de 1790.





El número 9 de la Plaza Mayor.


EL PÚLPITO:


En el lado derecho de la Escalerilla, coincidiendo con el peldaño más alto, encontramos en el suelo una pequeña plataforma circular protegida con una barandilla metálica que nos evoca claramente a un púlpito.


Otro de los días festivos de este largo fin de semana ha sido el 2 de mayo, Día de la Comunidad de Madrid, en el que se conmemora el levantamiento del 2 de Mayo de 1808 del pueblo madrileño contra los franceses y su ejército que estaban conquistando gran parte de la Península Ibérica.


El púlpito del que hemos hablado, vivió en primera persona un episodio decisivo en nuestra historia, desde este, Antonio, un fraile del Convento de San Gil, motivó con su discurso a una importante masa de madrileños para que se sublevasen contra las tropas francesas, este punto fue uno de los lugares en los que se originó el germen que dio lugar a la Guerra de la Independencia.


“Los fusilamientos del tres de mayo”. Francisco de Goya.

Museo del Prado. Madrid.


Como peculiaridad indicar que junto al púlpito podemos ver el acceso a una casa de vecinos, en ese bloque, Benito Pérez Galdós ubicó la vivienda de Fortunata, una de las dos protagonistas de su novela “Fortunata y Jacinta”.


Y es en el local de este edificio, abierto a la Plaza Mayor, donde se ubica desde 1991 nuestra tienda, EL ARCO ARTESANÍA.


TABERNA EL PÚLPITO:


Cuenta la tradición que esta taberna fue el origen del último gran incendio que, en 1790, destruyó parcialmente la Plaza Mayor.

Tuvo una bonita barra de mostrador labrada que fue trasladada al restaurante Los Galayos a su cierre en 1991, año en el que abrió sus puertas nuestra tienda, en la que conservamos las puertas de madera con una cruz, originales de la tasca




También hemos celebrado un día grande para todos, EL DÍA DE LA MADRE. El primer domingo de mayo, con motivo de este día, la Plaza Mayor y sus alrededores se llenan de flores y familias con orgullosas madres, que pasean su amor y felicidad brindando y comiendo en los restaurantes de la zona. Uno de los restaurantes con historia más visitados durante todo el año y en este día es el llamado:


LAS CUEVAS DE LUIS CANDELAS


En la Plaza Mayor, bajo el Arco de Cuchilleros y en sus cuevas, se escondía Luis Candelas, famoso bandolero que tras sus fechorías acudía allí con su “cuadrilla” y preparaba sus golpes ya que disponía de muchas salidas al exterior que despistaban a sus perseguidores.


En 1837 lo atrapan y hecha pública su sentencia, le condenan a muerte a garrote vil. Su ficha rezaba así: “ Luis Candelas Cagigal, de 28 años, casado, natural de Madrid, con domicilio en Cuchilleros, 1 , ladrón profesional, estatura regular, pelo negro, sin redecilla, ojos al pelo, boca grande y mandíbula prominente, bien formado y recio ”.


Es en 1949 cuando, Félix Colomo Díaz reconocido torero de Madrid, convierte dichas cuevas en restaurante para que la historia del viejo Madrid perdure en el tiempo.

Hoy en día Las Cuevas de Luis Candelas son un restaurante reconocido y muy visitado por los turistas. En su entrada, podrás encontrar y saludar al famoso bandolero y en el interior del restaurante verás las escopetas que, hace unos años, la policía quiso requisar pensado que eran reales.

Este año, nos tocó pasar el día del padre en el "sinfinamiento" y este domingo, aunque "menos confinados" también tuvimos que echar mano de la imaginación desde casa. Largas y mimosas vídeo llamadas, para poder felicitar a nuestras madres y hacer, aunque sea, una cena a distancia, pero juntos, regalos manuales, dibujos, tartas, un plato especial, flores y desayunos en la cama...


¿Y a vosotros qué se os ocurrió para celebrar este día?


En este enlace https://www.artesaniaelarco.com/descuento-mamas-y-papas tienes información sobre nuestro regalo especial para mamás y papás.


Desde El Arco Artesanía os deseamos una feliz semana, pero sobre todo segura.


Más allá de EL ARCO ARTESANÍA con historia.


Fuentes:

artículos de Eduardo González en thediplomatinspain.com y El País.

Fotografías propias.

@refotografiandrew

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-trabajadores

https://www.lasprovincias.es/sociedad/fiesta-2-mayo-madrid-20190502101532-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

0 vistas

© 2017 El Arco Artesanía. Plaza Mayor 9, 28012 Madrid, España.

+34 91 365 26 80 elarco@artesaniaelarco.com

  • Tripadvisor icono social
  • Google Places blanco Icono
  • Pinterest
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Instagram