Buscar

En el taller de Ángela Mateos.

Para presentar a Ángela solo vamos a agradecer que forme parte de El Arco Artesanía. Ella misma, con sus palabras y su trabajado, lo dice todo.


¿CUÁNDO O CÓMO EMPEZÓ A PICAR EL GUSANILLO?

Creo que todo esto empezó desde bien pequeña. Recuerdo que a partir de los 6 años me encantaba jugar con plastilina a todas horas y ganaba casi todos los concursos del cole de pintura. Para los Reyes siempre pedía juguetes que fueran herramientas, tipo taladro, destornilladores…ese tipo de cosas jajaja.


¿CUÁNTO TIEMPO LLEVAS DEDICÁNDOTE PROFESIONALMENTE A LA ARTESANÍA?

Pues no sabría decirte exactamente. Vendiendo mis Meninas en tiendas casi 4 años. Pero ya desde antes, siempre han surgido pequeños encargos de otras cosas a particulares: un cuadro, un arreglo a una figura…


¿AUTODIDACTA, DE ESCUELA O DE TALLER?

Pues creo que un poco de todo.

Oficialmente empezó todo cuando comencé el Bachillerato de Artes en Alcalá de Henares. Tenía una profesora increíble en la asignatura de Volumen que nos hacía buscar más allá del temario de la programación del instituto. Con ella empezó todo: nos llevó un día de excursión a la Escuela de arte La Palma que se convirtió años después y durante 5 años en mi segunda casa.



Cuando conocí aquel lugar yo sabía que tenía que formarme allí. Aquello es increíble, es magia. Y así hice. Comencé un Grado Superior en Artes aplicadas a la escultura. Todo era nuevo, compañeros (salvo mi compi desde el cole, íbamos juntos cada mañana) profes, el camino hasta allí (desde Alcalá hasta el centro de Madrid tenía 3 horas de viaje en ir y volver todos los días). Pero la ilusión me hizo adaptarme rápido.


El primer trimestre fue duro, notas muy raspadas, incluso algún que otro suspenso. No entendía nada, venía con un poquito de formación pero no era suficiente, así que empecé a quedarme algunas tardes en la escuela, para mejorar en los talleres y mucha biblioteca y ayuda de los compañeros todo empezó a mejorar. Fue una gran satisfacción conseguir superar el curso y la evolución que había tenido.


Me planteé hacer Bellas Artes, pero creí que todavía me quedaba mucho que aprender en la escuela así que decidí comenzar otro ciclo nuevo: Artes aplicadas a la madera. ¡Aquí si que disfruté! ya que como alumna ya experimentada, tenía una leve ventaja sobre asignaturas… por lo que aproveché al máximo los talleres y conocimientos ya adquiridos.

Y como soy una persona con demasiada curiosidad, quería seguir formándome para tener un gran abanico de formación. Intenté hacer un Grado en maquillaje y caracterización, pero como no me cogieron y volví a la escuela pero esta vez cambié de rama artística para hacer Artes aplicadas al muro.

Era empezar un poco de nuevo. Yo estaba acostumbra al volumen, a las esculturas… y todo a partir de ahora iba a estar relacionado con la decoración en la pared. Enseguida me adapté y cada día me gustaba más lo que hacía. He de decir que tenía unas compañeras fantásticas que lo hacían todo más ameno. Acabé el primer curso y con él una Mención de honor. Eso para mí fue un orgullo inmenso y a día de hoy sigo estando muy muy agradecida.


Empecé el segundo curso y a los dos meses me llamaron para hacer una entrevista de trabajo en una fundición de esculturas en bronce, conseguí el trabajo y aquí sigo a día de hoy. La fundición se llama Arte6 y está en Arganda del Rey y ya llevo casi 5 años.


Comencé haciendo moldes de distintas maneras y tipos. Fueron unos meses duros, pero de muchísimo aprendizaje. Antes de hacer el año me cambiaron a la sección de repasado de ceras, y allí sigo.


Hace un año que tomé clases de cerámica, ya que no quería que mi mente e imaginación se estancaran en el trabajo de la fundición

No hay día que no aprenda algo nuevo en la fundición, de otros artistas, de mis compañeros o por mi cuenta en casa.




Pinto Meninas Aparte de mi trabajo diario en la fundición, modelo y pinto Meninas hago belly painting, cuadros, pequeñas restauraciones, murales… ¡me encantan los retos!.

LO QUE MÁS TE GUSTA DE TU DÍA A DÍA ES:

Saber que estoy trabajando de lo que he estudiado.