Buscar

Con arte: Museos imprescindibles. El Prado.


Las Meninas y Diego Velázquez

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, bautizado el 6 de junio de 15991 -Madrid, 6 de agosto de 1660), conocido como Diego Velázquez, fue un pintor barroco español considerado uno de los máximos exponentes de la pintura española y maestro de la pintura universal.



¿Por qué es tan importante Las Meninas?


Velázquez pintó Las Meninas en 1656, cuatro años antes de su muerte. Tenía 57 años.

En esta obra volcó toda su sabiduría, fruto de muchos años de observación, práctica y estudio.

Consiguió adelantarse a su época en la manera de pintar, ya que logró trasmitir realismo con pocos colores y pocas pinceladas.




Puedes verlo en el adorno del vestido de la infanta Margarita ¿A que de cerca parece un borrón hecho deprisa y corriendo?


En cierto modo, ya usaba la técnica que a fines del siglo XIX, adoptarán los pintores impresionistas.






Respecto a la profundidad y a la manera de iluminar el cuadro, consigue crear una atmósfera que difumina los contornos y hace que los colores sean más apagados y menos nítidos cuanto más lejos están las figuras. ¡Da la sensación de que el aire de la sala casi se puede tocar!

Este método para crear sensación de profundidad se conoce como perspectiva aérea y Velázquez fue el maestro indiscutible.



¿Qué nos cuenta Las Meninas?

La obra representa un momento de la vida en palacio.


En el centro aparece la infanta Margarita, a la edad de cinco años, rodeada de un grupo de sirvientes. A cada lado, hay una doncella. Estas muchachas, que debían acompañarla y atenderla, eran conocidas como meninas y de ahí el nombre del cuadro.


A la derecha vemos dos enanos, uno de ellos jugando con un perro mastín, y a otros servidores de la corte: dos que están charlando y uno al fondo que parece abrir una puerta. Y por supuesto, distinguimos a Velázquez, que se representa a sí mismo trabajando en un enorme lienzo con la paleta y el pincel en las manos.


¿Dónde está la incógnita del cuadro de Las Meninas?


Si a nivel técnico es una genialidad, el argumento es apasionante. El cuadro encierra muchos misterios, pero vamos a centrarnos en la incógnita principal que durante años ha traído de cabeza no sólo a los estudiosos del arte, sino a todos los que nos paramos a contemplarlo.


Obsérvalo durante un rato.

¿No te da la sensación de que algunos personajes traspasan el cuadro con la mirada, hacia afuera, donde estás tú?. Es como si hubiera sucedido algo frente a ellos que llama su atención, pero ¿qué puede ser?… ¡Ahí está el quid de la cuestión!.


Para entender algo más, tienes que buscar a los padres de Margarita dentro del cuadro. Son los reyes Felipe IV y Mariana de Austria.

¡Ah! ¿Que no los ves? Pues te aseguro que están ahí. Tómate el tiempo necesario para encontrarlos.