Buscar

Aficiones: punto y ganchillo.

Siempre me ha gustado y lo poco que sabía de punto me lo enseñó mi abuela que siempre estaba, y está, con alguna labor entre manos.


Cuando tuve tiempo, me apunté a unas clases con la idea de retomar y aprender más sobre el punto a dos agujas y entonces...¡descubrí el ganchillo! y también descubrí que ¡me encanta!.




Este fue mi primer proyecto ¡y no es una bufanda!. Me hizo mucha ilusión hacerme mi propio jersey, eso sí, tardó un poco en ver la luz porque el ganchillo me enganchó.




Desde entonces vivo rodeada de lanas y bolsas con dos o tres proyectos que voy haciendo a la vez y hoy os muestro algunos de ellos.

Estos bolsos los hice el verano pasado, el primero fue el amarillo y luego vinieron los encargos de hermanas y amigas.


Luego me dio por los chales en pico, ya perdí la cuenta de cuantos llevo……

Y también llegaron regalos para transportar y para poner mis lanas. Unas bolsas muy cómodas de tela. Y unos cuencos de cerámica que son muy útiles para poner la lana mientras la trabajas.

También comencé a tejer un maxi capazo, que no se acababa nunca... decidí parar y hacer una versión mini para dar gusto a mi impaciencia.

Así vieron la luz estos mini cestitos y corazones, que acabarán siendo llaveros y poco a poco terminé el capazo, que compliqué forrando y haciendo un bolsillo interior.



En mi ansia de alternar proyectos largos con proyectos pequeñitos, de esos que puedes empezar y terminar viendo una peli, me adentré en el mundo de los amigurumis.

Parecía la labor perfecta para empezar y terminar en poco tiempo utilizando restos de lana a lo loco, pero claro, yo me lío, cambio el patrón, añado, quito, modifico y al final, el proyecto rapidito me acaba entreteniendo semanas y no tiene ningún parecido con la idea original.




Aquí la muestra…el patrón original era un conejo y acabé con dos nenes, un duendecillo y una necesidad imperiosa de hacer más con lanas preciosas.

Ya veía el árbol de Navidad lleno de duendecillos, muñecos de nieve y niños con lindas botitas…no me quedó más remedio que llamar a Presen de Tejiendo a Wanda y pedirle unas lanas.

La elección de colores la dejé a su entender porque si es por mí…le dejo la tienda vacía antes de abrir tras la cuarentena.


Si todo va bien, espero pasar mis vacaciones entre baños en el mar, libros y ganchillo, haciendo esos adornos que tengo en mente, aunque claro, igual acabo haciendo una alfombra de pompones.

Lo que es seguro, es que parte de mi equipaje será mi bolsa grande de labor de Frida a la que le tengo que hacer una acompañante pequeñita para bajar cómodamente al mar a crochetear. Veis... ¡ya me estoy liando!.



Aquí os dejo el Instagram de TEJIENDO A WANDA para que podáis ver labores muy bonitas y entretenidas, asistir a cursos (con seguridad) y comprar todo lo que necesitéis para vuestras aficiones.


Y si tenéis una afición, tejeril o no, que os gustaría compartir...me encantaría ver, ver, ver...



Aficiones de EL ARCO ARTESANÍA.
Julio de 2020, Madrid.

11 vistas

© 2017 El Arco Artesanía. Madrid, España.

+34 606 63 49 35       elarco@artesaniaelarco.com

  • Tripadvisor icono social
  • Google Places blanco Icono
  • Pinterest
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Instagram

ENVIAMOS  A CUALQUIER PAÍS  DEL MUNDO