Buscar

Érase una vez, cuando era pastelera…..

La pastelería es otra gran afición que se convirtió en profesión con el tiempo y es la faceta de mi vida que me trajo a Madrid.


Tenía una pastelería chiquitita de barrio. Nuestra especialidad eran las pastas de té y la tarta de zanahoria.



Nuestras pastas de té eran pequeñitas y delicadas, hechas con materia prima de primera calidad y con una receta que pasó de mano en mano durante varias generaciones, mi receta casi milenaria.


Con una masa de sablé bretón básico pero muy rico, hacíamos las denominadas pastas sablé cortadas con corta-pastas. Variando aquí y allá la recta de la masa sablé y con manga pastelera, hacía otras pastas riquísimas que se llaman pastas rizadas y pastas lisas, según el tipo de boquilla utilizada en la manga.


Una vez horneadas y frías las rellenamos o bañamos con cobertura de chocolate, ¡Ummmm las más ricas de todas!


Aquí van las recetas de las masas de las pastas de té más ricas del mundo.


PASTA SABLÉ

Azúcar glass……………….......300 gr

Leche……………………………90 gr

Se mezcla la leche poco a poco en el azúcar hasta que quede una textura de leche condensada.

Se añade:

Sal y Vainilla…………………...c/s

Se añade en trocitos:

Mantequilla…………………….600 gr


Se mezcla todo un poco y se añade:

Harina fuerte………………......900 gr Harina floja……………………100 gr

Se amasa y se deja enfriar.

PASTAS RIZADAS

Glass……………………………600 gr

Mantequilla…………………...1,200 gr

Leche…………………………...¼ litro

Sal/Vainilla/Color………….....c/s

Harina Floja………………….1,200 gr

Harina Fuerte………………..400 gr

PASTAS LISAS

Mantequilla………………….200 gr

Glass………………………….200 gr

Huevos…………………….....2 unidades

Harina Floja…………………300 gr

Vainillina……………………..c/s



Un poco más tarde y antes de que se pudiera ver y degustar en casi todas las pastelerías, cafeterías y restaurantes de Madrid, incorporamos nuestra tarta de zanahoria.

Esta tarta hacía las delicias de los menos golosos, porque no es nada dulce ni empalagosa y rápidamente nos hizo famosos en el barrio.


El truco es hacerla con ingredientes de primera calidad y por supuesto, mucha paciencia y mucho amor.


Aquí les relato los ingredientes y el proceso.


TARTA DE ZANAHORIAS


100 gr. nueces pacanas

340 gr. zanahorias

200 gr. harina de repostería

80 gr. harina integral

4 huevos

200 gr. azúcar

100 gr. azúcar moreno

240 ml. de aceite de girasol

2 cdtas. de esencia de vainilla

1 cdta. de bicarbonato

2 cdta. de levadura

1/2 cdta. de sal

2 cdta. de canela




Frosting

300 gr. queso crema tipo Philadelphia

250 gr. azúcar glass

50 gr. mantequilla

300 ml. nata Líquida

PREPARACIÓN:

Ponemos las pacanas en una placa de horno y las tostamos durante 8 minutos a 180º C de temperatura, las sacamos y las dejamos enfriar.

Seguidamente trituramos la zanahoria y las nueces hasta dejarlas muy picaditas, deben quedar unos trozos pequeños.

En un bol ponemos la harina, el bicarbonato, la levadura, la sal y la canela para integrar todos los ingredientes y que nos quede una mezcla homogénea.


En otro bol mezclaremos los huevos junto con el azúcar hasta que quede una masa blanca y espumosa, luego añadiremos el aceite y la esencia de vainilla y seguiremos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea y ligera.


Ahora mezclaremos los ingredientes líquidos con los secos hasta conseguir una masa ligera, seguidamente añadimos la zanahoria y las nueces y mezclamos hasta integrarlos en la masa.


Repartimos la masa en dos moldes engrasados de 23 cm cada uno (esto es opcional, también podéis hacerlo en un único molde y cortar luego el bizcocho por la mitad), lo introduciremos en el horno ya pre calentado a 180º C y lo dejaremos cocinar 30 minutos aproximadamente, o hasta que pinchemos y veamos que la aguja sale limpia.

Si utilizas un solo molde, déjalo cocer aproximadamente 1 hora.


Mientras tenemos el bizcocho en el horno prepararemos el frosting.


Pondremos en un bol la mantequilla y el queso crema (a temperatura ambiente) y batiremos con varillas hasta conseguir que nos quede casi montado, continuamos añadiendo el azúcar y el extracto de vainilla hasta que nos quede una mezcla uniforme y sin grumos.

Ahora añadimos, en varias tandas, la nata que habremos montado previamente y la iremos incorporando a la masa de forma suave y con las varillas.


Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar. Una vez frío, ponemos una base de bizcocho, otra de frosting y nuevamente otra capa de bizcocho, cubriremos la tarta con el frosting y a la nevera, durante al menos 1 hora, para que el frosting tome consistencia y frescura. Pasado ese tiempo es el momento de disfrutar.

También teníamos la versión sin frosting de la tarta, el bizcocho de zanahoria, que tuvimos que rebautizar como el bizcocho de chocolate misterioso. Os cuento la historia...

En la pastelería siempre teníamos platillos con pastas, trozos de tartas y bizcochos para probar. Una tarde pasó Cata con sus niños y les llamó la atención el esponjoso, brillante y parduzco bizcocho de zanahoria y se lanzaron a probarlo. Al instante Alberto exclamó ¡mamá quiero este bizcocho de chocolate para merendar!. Poco más que decir, el bizcocho de chocolate misterioso había nacido.


¡Animaos a hacer alguna de estas recetas y darle gusto al paladar!.


Espero que os haya entretenido este post con el que quería compartir lo aprendido y difundir un oficio muy mal tratado pero que da muchas satisfacciones cuando se hace con devoción.



EL ARCO ARTESANÍA en la cocina, con Mayte Bethencourt.
Agosto 2020, Madrid.

18 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

© 2017 El Arco Artesanía. Madrid, España.

+34 606 63 49 35       elarco@artesaniaelarco.com

  • Tripadvisor icono social
  • Google Places blanco Icono
  • Pinterest
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Instagram

ENVIAMOS  A CUALQUIER PAÍS  DEL MUNDO